Manifiesto por el día de la Visibilidad Intersex

Como cada año el 26 de octubre celebramos el día de la visibilidad intersexual.

Este año son ya 24 años de lucha desde el 26 de octubre de 1996, cuando comenzó la primera demostración pública de personas intersexuales en Boston, Massachussets. A pesar de tantos años de luchar no se ha podido parar este holocausto, ni tampoco evitar que se sigan cometiendo violaciones de los Derechos Humanos de bebes, niños, niñas y adolescentes intersexuales, permitiendo que sus cuerpos se sigan mutilando.

La intersexualidad es el término que utilizamos para definir una variedad de situaciones del cuerpo, en las cuales, una persona nace con características sexuales (genitales, gónadas, niveles hormonales o los cromosomas) que no parece ajustarse a las definiciones típicas de masculino o femenino. No es una identidad de género ni una orientación sexual, es una condición del cuerpo. No hay una anatomía intersexual única.

Pero nos tenemos que preguntar cómo es que exigimos que la sociedad cambie con respecto a esta realidad, si la misma ciudadanía desconoce por completo cuáles son las necesidades de las personas intersex y sus familiares.  

Prohibir las cirugías y los procedimientos médicamente innecesarios, asegurarse de que las personas intersex y sus familias reciben el asesoramiento y el apoyo adecuados o garantizar que las violaciones de los derechos humanos de las que son víctimas las personas intersex se investiguen y que los presuntos autores se procesen, son algunas de esas simples peticiones. Como se puede entrever, son peticiones simples; simples migajas de una igualdad desquebrajada.

Los órganos internacionales de Derechos Humanos, tales como el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) o la Comisión Europea de Derechos Humanos (CEDH), así como el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, tienen obligación de investigar y supervisar la precaria situación de las personas intersex en España, para que así, se guie al Estado español a promulgar leyes para poner fin a las Mutilaciones Genitales en bebés Intersex (MGI), cuyas secuelas físicas y psicológicas, equiparan esta práctica a la más deleznable tortura.

Y no podemos olvidarnos de que el comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas, examinó la situación de las mutilaciones genitales de bebés intersexuales en España, -a través de diferentes ONGs internacionales y en colaboración con supervivientes españoles a dichas prácticas, entre las que se encuentra una familia intersex de Canarias-, y dictaminó que en este país no se respetaban los derechos de los niños y niñas intersex a una vida digna.

Sólo pedimos que los Estados se aseguren de que, tanto las personas afectadas como las organizaciones intersex, sean consultadas en cuantos procesos legislativos o de investigación se habiliten en materia intersex, pues sólo desde el sujeto político se podrá hacer verdadera justicia.

Estas son algunas de nuestras necesidades, las cuales, aún hoy, 24 años después, todavía siguen sin contestación. No hace falta proclamar que, si hacen falta otros 24 años más de lucha para conseguir estos objetivos, que pueden contar con que el movimiento intersex estará al frente de la misma. Liderándola.

No queremos terminar sin hacer un homenaje recordando a todos las personas intersex que han fallecido tras las malas praxis ejecutadas sin sentido alguno sobre sus cuerpos y sus vidas.

Porque:

SER INTERSEXUAL

NO ES UNA PATOLOGIA

NO ES UNA ORIENTACIÓN

NO ES UNA IDENTIDAD

¡NO A LAS MUTILACIONES GENITALES!

Deja un comentario