FELGTBI+ muestra su preocupación ante el desmantelamiento de los centros especializados en atención y prevención de ITS.

No al cierre web

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans, Bisexuales, Intersexuales y más (FELGTBI+) muestra su preocupación ante el desmantelamiento de los centros especializados en atención de infecciones de transmisión sexual (ITS) y prevención de la infección por VIH. Las estrategias que siguen algunas Comunidades Autónomas, basadas en trasladar esta asistencia especializada y de control de las ITS a los Centros de Atención Primaria o a la Red Hospitalaria, afectará de manera muy negativa al conjunto de la población y, especialmente, al colectivo LGTBI+.

Cada 14 de febrero, coincidiendo con el Día de San Valentín, se conmemora el Día Europeo de la Salud Sexual para concienciar a la población acerca de la necesidad de adquirir y mantener hábitos sexuales saludables. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud sexual como “un estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad” que, para lograrse, requiere que los derechos sexuales de todas las personas sean respetados, protegidos y ejercidos con plenitud. El cierre de estos centros supone un detrimento de la calidad en la atención, dificulta el acceso a las poblaciones más vulnerables y socava los objetivos de salud pública. La atención inmediata ofrecida por los Centros de ITS no solo permite un tratamiento precoz, que evita posibles complicaciones a medio y largo plazo, sino que además conlleva un impacto favorable en salud pública, puesto que la detección precoz de ITS (incluida la producida por el VIH) permite cortar la cadena de transmisión y evitar nuevos casos.

Saturación de la Atención Primaria

Otro de los problemas más evidentes es la saturación en la que se encuentran los Centros de Atención Primaria, especialmente, desde la pandemia de la COVID-19. Esta situación, sumada a la falta de recursos y de personal, dificulta las labores de diagnóstico, tratamiento interdisciplinar, coordinación con otros recursos sanitarios y rastreo de los contactos. Los centros de ITS no solo ayudan a aliviar esta situación de saturación, sino que ofrecen una atención especializada, con profesionales formados y sensibilizados en diversidad afectivo-sexual y con competencias culturales, que facilita el acceso a los grupos más vulnerables y disminuye la estigmatización y discriminación del colectivo LGTBI+. Rubén Mora, coordinador del grupo de Salud Integral de FELGTBI+

señala que “debería garantizarse y estar siempre disponible el derecho a la equidad sexual y a la atención en salud sexual, tanto para la prevención, como para el tratamiento de cualquier problema, preocupación o trastorno sexual, que es uno de nuestros Derechos Sexuales y Reproductivos reconocidos”.

En su mayoría, estos Centros disponen de técnicas de laboratorio in situ, que permiten un diagnóstico y tratamiento etiológico más preciso, evitando tratamientos antibióticos de amplio espectro y, por tanto, disminuyendo el riesgo de aparición de resistencias antimicrobianas en el entorno. Además, cabe destacar la alta sensibilización de estas unidades para el cribado poblacional de VIH, concentrando la gran mayoría de los diagnósticos realizados. El desmantelamiento de estas unidades supondría un aumento de la fracción oculta de personas con VIH y el retraso diagnóstico. Por otra parte, muchas de estas unidades están siendo fundamentales en la implementación de la profilaxis pre-exposición (PrEP), un programa clave en la prevención del VIH.

En definitiva, la falta de recursos de los Centros de Atención Primaria y las consiguientes demoras asistenciales, obligarían a quienes quieran hacerse una prueba rápida a acudir a centros privados, dejando así desprotegidos a los colectivos más vulnerables, como es el caso de las personas que se dedican al trabajo sexual o personas sin recursos, que acuden a los centros ITS para prevenir y cuidar de su salud sexual de forma ágil y gratuita.

Situación en las Comunidades Autónomas

En CCAA como Euskadi, la decisión política de desmantelar los centros de ITS en Vitoria-Gasteiz y Donostia-San Sebastián, se emprendió justo antes del confinamiento, no como consecuencia de este. Actualmente, solo queda el centro de ITS de Bilbao, por lo que la población de las provincias de Álava y Gipuzkoa tiene que dirigirse a los hospitales si necesitan realizarse pruebas de ITS o controles periódicos, en este punto, resulta llamativo que algunas personas de las otras provincias solicitan atención en el centro de ITS de Bilbao.

Al igual que ha pasado en Euskadi, otros territorios se han visto afectados por el desmantelamiento de estos centros especializados, como es el caso de Sevilla, donde la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía ha diseñado un nuevo protocolo que supone la eliminación de la atención médica especializada en ITS y su derivación a la atención primaria. Asimismo, se ha producido una reducción de los horarios de atención y del número de profesionales especializados, provocando confusión entre el personal sanitario, que declaran que “sabemos de compañeros de Atención Primaria que piensan que el CITS está cerrado a día de hoy y por ello no nos derivan a sus pacientes”.

Impulsado desde el Grupo de Salud Integral, FELGTBI+, ha lanzado la campaña #NoMásPortazosALaSaludSexual, para resaltar la necesaria labor que desarrollan los centros de ITS, para sensibilizar a la población acerca de la importancia de la prevención, la detección precoz y tratamiento de las ITS, y para presionar a las personas responsables de estas políticas y lograr que se paralice el cierre de estos centros tan necesarios para el mantenimiento de la salud pública.

Deja un comentario