El Virus del Papiloma Humano: conocerlo, para identificarlo

Con motivo del del Día internacional de la concientización sobre el Virus del Papiloma Humano, el equipo profesional de Diversas ha preparado esta entrada de blog para darte algunas herramientas que permita conocerlo mejor, para poderlo identificar e incidir así en la prevención de esta ITS.  

El Virus del Papiloma Humano (VPH) es una de las infecciones de transmisión sexual (ITS) más comunes a nivel mundial. Se estima que hasta el 80% de la población sexualmente activa tendrá contacto con el virus en algún momento de su vida. Así, el virus que puede infectar la piel y las mucosas; y se han identificado más de 200 tipos diferentes, de los cuales unos 40 son capaces de infectar la mucosa genital y anal de ambos sexos 

Los tipos de VPH se dividen en dos categorías principales: los de alto riesgo u oncogénicos (VPH-AR), que pueden desarrollar lesiones precursoras del cáncer, y los de bajo riesgo (VPH-BR), que no están relacionados con el cáncer, pero pueden causar lesiones benignas como verrugas genitales.  

El VPH de alto riesgo es el causante de lesiones precancerosas y cánceres en áreas anogenitales y orofaríngeas. En las personas con vagina, el cáncer de cuello uterino, asociado con los tipos 16 y 18 del VPH, es una de las principales causas de muerte por cáncer. Además, la infección por VPH puede tener implicaciones en la fertilidad y el resultado del embarazo, especialmente si se requieren tratamientos invasivos para lesiones precancerosas o cánceres. 

A continuación, te dejamos algunas imágenes con las conocidas como condilomas acuminados, lesión característica del VPH, en diferentes partes de la zona genital.  

Imagen de los condilomas en la zona del pene 

Imagen de los condilomas en la zona externa de los labios de la vagina 
 

Imagen de los condilomas en la zona anal 

Prevención 

La vacunación contra el VPH es una de las estrategias más efectivas para prevenir la infección. Las recomendaciones sanitarias hablan de una vacunación (actualizada para la Comunidad Autónoma de Canarias a 12/07/2023) a:  

  • Varones adolescentes, a la edad de 12 años, en el programa de vacunación sistemática frente a VPH. La pauta de vacunación será de 2 dosis para las infancias y preadolescencias de 12 años, con un intervalo mínimo de 6 meses, entre dosis. 
  • Se mantiene la vacunación frente a VPH para los hombres que tienen sexo con hombres (HSH) hasta los 26 años. 
  • Se abre la vacunación frente a VPH para las mujeres con enfermedad inflamatoria intestinal (EII) y conizadas de cualquier edad; administrar la primera dosis de la vacuna, preferentemente, en el primer mes tras la conización y no más tarde de 6 meses. Completando la pauta de 3 dosis (0, 2, 6 meses) dentro del primer año tras la conización. 

El uso adecuado y consistente de métodos de barrera, como los preservativos o barreras de látex bucales reduce, aunque no elimina completamente, la transmisión del VPH, en cualquier de las prácticas penetrativas que se tengan (anal, vaginal u oral).  

Recuerda que puedes contactar con el equipo profesional de Diversas, a través del correo saludintegral@diversascanarias.com para cualquier duda que tengas en relación con la vacunación o formas de prevención de esta ITS.  

Cribado de cáncer de cuello de útero 

Es importante destacar que no todas las infecciones por VPH conducen al cáncer de cuello uterino, pero algunos tipos de VPH, especialmente los tipos de alto riesgo como el VPH 16 y el VPH 18, están estrechamente vinculados con la aparición de lesiones precancerosas y cáncer cervical. Por lo tanto, la detección temprana de la infección por VPH y el seguimiento regular con citologías son fundamentales para prevenir y tratar eficazmente el cáncer de cuello uterino. 

Según el Ministerio de Sanidad (2019), se establecen los siguientes criterios para las personas con vagina:  

  • 25-34 años: citología cada 3 años. 
  • 35-65 años: Determinación VPH de alto riesgo (prueba específica: VPH-AR). 
  • Si VPH-AR Negativo: repetir prueba VPH-AR a los 5 años. 
  • Si VPH-AR positivo: triaje con citología. Si VPH-AR positivo y citología negativa: repetir VPH-AR al año. 

Educación sexual integral (ESI): ¿cuál sería el enfoque adecuado? 

Es importante promover una visión positiva de la salud sexual que incluya el disfrute, el consentimiento y el respeto mutuo. Los programas de prevención deben fomentar actitudes saludables hacia la sexualidad y el autocuidado 

  • Información sobre el virus: La ESI proporciona conocimientos sobre qué es el VPH, cómo se transmite y cuáles son sus efectos en la salud. Esto ayuda a que las personas reconozcan los riesgos asociados con el virus y tomen medidas para protegerse. 
     
  • Sensibilización sobre las vías de transmisión: La ESI enseña sobre las diferentes formas en que el VPH se puede transmitir, incluyendo el contacto sexual y el contacto piel a piel en áreas genitales. Con esta información, las personas pueden tomar decisiones informadas sobre su salud sexual y reducir el riesgo de contraer el virus. 
  • Estrategias de prevención: La ESI ofrece información sobre las estrategias de prevención del VPH, como el uso de condones, la vacunación y la realización de pruebas de detección regulares. Esto fomenta el autocuidado de las personas de cara a tomar tomar medidas proactivas para reducir su riesgo de contraer el virus y sus complicaciones. 
  • Inicio desde la infancia y adaptación al desarrollo: La ESI debe comenzar desde edades tempranas y adaptarse a las necesidades de cada etapa del desarrollo. Esto significa proporcionar información adecuada y comprensible para cada grupo de edad, desde la infancia hasta la adolescencia y la edad adulta, asegurando que se aborden los temas de manera apropiada y con sensibilidad. 

Impacto en la vida sexual de las personas.  

Es importante promover una visión positiva de la salud sexual que incluya el disfrute, el consentimiento y el respeto mutuo. Para ello, podemos acudir con profesionales especializado en el ámbito de la sexología quienes pueden brindarte información precisa, ayudarte a comprender y manejar las preocupaciones, ansiedades o estigmas relacionados con la infección por VPH, así como a abordar cualquier impacto emocional que pueda surgir. Esto puede incluir trabajar en la autoestima o la aceptación personal. Además, puede ayudar a la persona a desarrollar habilidades de comunicación efectiva con su pareja, lo que incluye hablar abiertamente sobre la infección, establecer límites claros y fomentar la confianza mutua. 

Si requieres de acompañamiento profesional para consultar tus dudas, preocupaciones sobre el VPH o trabajar tus miedos en relación con las ITS, puedes escribirnos de forma gratuita al 644 57 53 30 o 636 61 83 09. 

En conclusión, la prevención y el cuidado de la salud sexual en relación con el VPH requieren un enfoque integral que combine estrategias biomédicas, con acompañamiento profesional de especialistas en la sexualidad humana. La vacunación, el uso de métodos de barrera y la educación sexual integral son pilares fundamentales de la prevención y la vivencia positiva de la salud sexual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Artículos