El impacto de la tecnología en la vida de las personas adolescentes

Está claro que el uso excesivo de la tecnología puede afectar las relaciones familiares, el rendimiento académico y el bienestar emocional de las personas adolescentes. Y es por ello que Carlota Roca propone, desde la perspectiva social, estrategias de intervención que incluyen la educación sobre el uso saludable de la tecnología, la promoción de habilidades sociales y la terapia familiar. Pero ¿cómo detectamos que una persona tiene adicción a las tecnologías?

¿Cómo se puede detectar la adicción a las tecnologías durante la adolescencia?

  • Aislamiento social.
  • Gran dependencia a dispositivos como móviles, tablets, ordenadores, etc.
  • Aumenta, de forma descontrolada, el tiempo de uso de los dispositivos.
  • Irritabilidad cuando otra persona se preocupa por su adicción.
  • Reducción de las horas de sueño.
  • El rendimiento académico disminuye.

Está claro que las TIC han cambiado notablemente nuestra forma de comunicarnos y relacionarnos, además de crearnos un comportamiento adictivo por el mal uso de estas. Es por ello, que es necesario establecer algunas estrategias de prevención como lo son:

  • Establecer tiempos de uso.
  • Motivar las relaciones sociales en la vida real (familia, amigos).
  • Acudir a otras actividades de ocio fuera de las tecnologías como salir a pasear, ir al cine, hacer algún deporte, etc.
  • Realizar actividades en grupo.
  • Favorecer la comunicación para que la persona pueda hablar abiertamente de su adicción.

Aunque se establezcan estrategias de prevención es mucha la gente que manifiesta conductas adictivas cuando hablamos del uso de las TIC por tanto es importante saber cómo actuar en estos casos por lo que a continuación podrán ver algunas propuestas de intervención:

Propuestas de intervención

  • Capacitación de los padres, madres o tutores: Si bien el uso problemático se presenta en las personas usuarias, una propuesta diferente de intervención podría ser trabajar con los padres, madres o tutores una serie de estrategias para gestionar esta situación junto a las personas adolescentes. Estas podrían ser: la escucha activa, establecer normas y límites saludables, que hagan un buen uso de las tecnologías delante del menor es decir no se le podrá pedir al menor que tenga unas conductas adecuadas respecto al uso de las TIC si sus referentes tampoco hacen un buen uso de estas.
  • Espacios de encuentro donde las personas adolescentes que quieren superar su esta dificultad puedan conocer a otras personas que estén pasando por situaciones similares o incluso espacios de encuentro entre familias con hijos con adicción a las TIC.
  • Familiarizar a las personas adolescentes con el buen uso (adecuado y responsable) de las TIC, a través de charlas, talleres o espacios educativos.
  • Mediación: a través de profesionales del ámbito social o sanitario que puedan trabajar las dinámicas familiares a raíz de este conflicto.

En resumen, el uso inadecuado de la tecnología puede tener una serie de consecuencias negativas en las personas adolescentes, con un impacto significativo en su bienestar emocional, rendimiento académico, Por tanto, es importante que estos aprendan a utilizar la tecnología de manera equilibrada y saludable y que los padres, madres, tutores o profesionales de este ámbito puedan proporcionar a las personas adolescentes asesoramiento sobre este ámbito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros Artículos